Arath de la TorreMi tocayo, y uno de mis mejores amigos suele decir, en tono sarcástico que “Le encanta México, el problema es que está lleno de mexicanos…” algo parecido pasa en las redes sociales con las figuras públicas y en especial con la artisteada: Les encantan las redes sociales, lo que les molesta es la gente que interactua ahí.

Hace unos días se suscitó revuelo en la red social “de moda” para los neófitos en estas cosas, o sea twitter y es que resulta que Arath de la Torre, reconocido histrión con papeles tan relevantes y trascendentales como “Pancho López” del hervidero cultural llamado Televisa, llamó nacos a sus usuarios, o sea a los de twitter, no a los de el.

La desesperanza por el descontrol

A mi personalmente me pareció efímero, por no decir una pendejada, el hecho de que el susodicho fulano haya llamado nacos a un grupo de personas, y menos viniendo de alguien que interpreta a tal personaje, ese personaje que televisa nos tiene hasta la madre de tanto que trata de vendernos: El pobre pero humilde y trabajador que se vuelve rico de la noche a la mañana. Lo que llamó mi atención fue que en dicho tweet, el cual por cierto ya no se puede visualizar, ya que el señor de la Torre protegió su cuenta, hacía una petición muy singular:

Lo malo del Twitter es que cualquier naco te puede insultar, debería de regularse. La gente no sabe nada y se les hace fácil. Urge legislar.

 

Perdón… ¿Legislar? ¿Acaso está usted hablando en serio?

Ahora resulta que porque un cabrón se sintió ofendido el poder legislativo tiene que echar la maquinaria para proteger de insultos, pirópos, mentadas y demás chunches a quienes se sienten intimidados por “la raza”.

Me parece muy grave este tipo de declaraciones, donde alguien famoso, que si bien no tiene el poder jurídico, si que tiene el poder mediático (y más en este pobre país) para influenciar en este tipo de ideas retrógradas e incompatibles con Internet.

Arath no es la única persona que ha declarado tal cosa, hay muchos otros casos de gente famosa sean políticos, actores, actrices, deportistas y demás que han metido la pata en las llamadas redes sociales y donde terminan cerrando su cuenta o en el peor de los casos sugiriendo cosas como legislar la libertad que tenemos en Internet.

Hay una razón por la cual a este señor y a la mayoría de figuras públicas que se quejan de las redes sociales les irritan: no tienen el control.

Acostumbrados a vivir en un país donde se tiene la caja tonta, mejor conocido como televisión, es difícil de repente entrar en un terreno como Internet, totalmente descentralizado y democrático donde existe algo fundamental que no tiene la TV: interacción.

La libertad de elegir

No solo a los “artistas” les molesta twitter o facebook, por ejemplo, también a uno que otro político que no ha sabido manejar su carrera o campaña, porque, en dichas redes tenemos posibilidad de interactuar, es decir “todos somos iguales”. A diferencia de la tv, donde tenemos que tragarnos lo que a la producción se le antoje, en Internet tenemos la libertad de escoger que contenido consumir, esto, obviamente molesta a quienes acostumbrados a vivir de la televisión no han sabido evolucionar con las nuevas tecnologías, digo, si prendo la TV en el canal 2 y veo un capítulo de alguna novela de Arath de la Torre lo más probable es que no pueda hacerle llegar mi mensaje de la miserable calidad del producto del cual es parte, sin embargo, utilizando las redes sociales si que es posible.

Y entonces, como la mayoría de estos personajes, cegados por ser “estrellas de televisión” no logran levantar un rating en Internet deciden pedir cosas tan increíbles como legislar las comunicaciones electrónicas.

El otro caso: Las divas

No nada mas existe el caso de quienes no entienden las redes sociales y el Internet porque lo quieren regular, también tenemos el otro caso de las divas, como les llamo yo, esas personas públicas las cuales utilizan las redes sociales solo a su favor.

Es totalmente comprensible que por ejemplo un cantante no pueda contestar cada uno de los mensajes, correos o tweets que le envien sus fans, sin embargo lo que muchas personas públicas no han entendido aun es que el Internet y en especial las redes sociales se crearon para interactuar, su base es el contenido y lo que lo hace interesante y diverso es la aportación por todos, tu, yo, el artista, el político, etc. El problema es que la mayoría de estas personas “Famosas” no lo logran entender y pretenden convertir dichas redes en otro televisor, otro aparato tonto, en el cual tenemos que consumir solamente lo que ellos quieran compartirnos sin democratizar ese contenido o poder opinar al respecto, son casi pues, medios de relaciones públicas para ellos, y nada mas.

El caos es justo

Parafraseando aquella escena del guasón en la película de Nolan podemos decir que el caos es justo. Si transportamos esta metáfora al Internet se vuelve completamente aplicable ya que el internet como medio de comunicación puede ser un caos también, por ejemplo, noticias falsas, muy comunes en twitter, y sobre todo en México, sobre atentados que no existieron, amenazas de cárteles y demás. Hay bastantes casos documentados al respecto.

A pesar de las desventajas me parece que esa misma naturaleza de tener un medio de comunicación descentralizado donde todos podemos aportar y participar lo hace de cierta manera un medio “justo” ya que, por ejemplo, en medios más tradicionales como radio y televisión realmente no se tiene una verdad absoluta, sino opiniones basadas en criterios de quienes dan la noticia (malamente llamados periodistas) y aderezadas y arregladas con los intereses propios de la empresa que distribuye dicha noticia, que nos hayan hecho creer otra cosa durante tantos años ya es harina de otro costal.

 

Compartir esta entrada

    One thought on “Las dos redes sociales

    1. Es como dices, acostumbrados por décadas a ser ellos quienes tienen el control, se sienten indignados cuando algo está en control de cualquier otro que no sean ellos.

      Ahora también, respecto a las divas, es que no tienen idea y nada más delegan la responsabilidad de gestionar sus redes sociales a agencias que a eso se dedican. Muchas veces no llegan a más que una simple extensión de su oficina de relaciones públicas pero pues sin interacción, dejan de ser seguidos.

      Ni hablar de los casos en que esas estrellas son contratadas por compañias para hacer publicidad de sus productos pero no lo definen claramente, ahí no se trata de legislar pero sí de tener criterio y sentido común. Una vez más, los seguidores somos quienes decidimos al último a quien nos conviene seguir o dejar de seguir.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


    × 3 = 18

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>